Witold Gombrowicz

Witold Gombrowicz es, junto con Joyce y Kafka, uno de los escritores vanguardistas más interesantes del siglo XX. Nacido en 1904 en Maloszyce (Polonia) en el seno de una familia noble, Gombrowicz estudió Derecho en Polonia y Francia. En 1937 publicó Ferdydurke (Seix Barral, 2001). Durante la década de los treinta también aparecieron una colección de relatos Bakakai (1933), la pieza teatral Yvonne, princesa de Borgoña (1938).

El estallido de la Segunda Guerra Mundial le sorprendió en Buenos Aires, donde vivió los siguientes veinticuatro años de su vida en una extrema pobreza. Durante el exilio escribió, entre otras, Trans-Atlántico (1952; Seix Barral, 2004), la obra teatral El matrimonio (1948) y una novela, Pornografía (1960; Seix Barral, 2002); publicada anteriormente en español con el título de La seducción, Seix Barral, 1965). De regreso a Europa publicó Cosmos (1965; Seix Barral, 1969 y 2002), por la que obtuvo el Prix International de Littérature, y póstumamente apareció Recuerdos de Polonia (1977). Finalmente se trasladó a Francia en 1964, donde pronto encontró el reconocimiento por su extraordinaria producción literaria. Falleció en Vence, Francia, en 1969.
Para seguir informandose sobre este particular personaje te recomendamos
-Isla ternura, haciendo click aqui
-Una nota de Clarin, siguiendo este link


MATERIAL DISPONIBLE EN BIBLIOTECA LGTTB DE Witold Gombrowicz
Libros:


-Los hechizados
Traduccion de frances de Jose Bianco
Sudamerican - Argentina - 1982
La novela Los Hechizados es una parodia de la novela de terror dentro del género gótico de Horace Walpole, a la vez que una novela folletinesca al estilo de las de Eugène Sue.
Después de dos o tres tentativas, en los años 1920, de escribir buenas “malas novelas” o “novelas para las cocineras” que destruyó, Witold Gombrowicz escribió un folletín, Los Hechizados, que se publicó en dos diarios polacos, con el seudónimo Zdzisław Niewieski, alusión al río Niewiaza de Lituania. 
El primer episodio apareció el 4 de junio de 1939 y el último el 30 de agosto, víspera de la invasión de Polonia por el ejército de Hitler. 
El 29 de julio, Witold Gombrowicz se embarcaba para la Argentina y dejaba Polonia definitivamente. 
Durante mucho tiempo subsistió el misterio: ¿Witold Gombrowicz había partido para la Argentina sin terminar su novela-folletín? ¿O la había terminado pero la guerra había impedido su publicación?
Witold Gombrowicz no ha reivindicado jamás la paternidad de esta novela-folletín, ya sea por las circunstancias de su exilio, ya sea porque “tenía algo de vergüenza y había aceptado escribirla porque los honorarios eran elevados”, según escribió su hermano Jerzy Gombrowicz. 
El escritor no la hizo reeditar en ninguna forma mientras vivió. 

Al final de su vida, Witold Gombrowicz hablaba de ella con sus amigos, y finalmente la mencionó en su biografía, que dictó algunos días antes de morir, en julio de 1969. Esta biografía estaba destinada al Cahier de l’Herne Gombrowicz preparado por Dominique de Roux.


-Cartas a un amigo argentino
Prologo de Ernesto Sábato
EMECÉ - ARGENTINA - 1999
Gombrowicz llegó a la Argentina como turista, en 1939; al estallar la Segunda Guerra Mundial decidió permanecer en el país, donde vivió hasta 1963. Dramaturgo, novelista, entre sus obras se cuentan "El casamiento" y "Opereta" (teatro); "Ferdydurke" y "Cosmos" (novelas). Esta son las cartas que escribiera a uno de sus amigos argentinos, Juan Carlos Gómez (Goma), cuando en 1963 viajó a Alemania. Muestran un Gombrowiczmordaz e irreverente y dejan traslucir su amor por la Argentina. Prólogo: Ernesto Sábato.





-Autobiografia sucinta - Correspondencia
Anagrama - Pagina/12 - Argentina - 2010















-Evocando a Gombrowicz
Recopilacion y prólogo de Miguel Grinberg
Galerna - Mutantia - Argentina - 2004
En 1939 me encontré en Buenos Aires, expulsado de Polonia y de mi vida precedente, y fue una situación extremadamente peligrosa. El pasado..., un derrumbe. El presente..., como la noche oscura. El futuro..., impenetrable. Ningún apoyo.La Forma se inclina y se moldea bajo los golpes del devenir universal... Lo que ahora pertenece al pasado es la impotencia, lo nuevo y lo que aún está por ocurrir..., la violencia. Sobre estos caminos imprevisibles de la anarquía, entre los dioses caídos yo podía únicamente hablar de mí mismo... Pretendo (como he pretendido siempre) reforzar y enriquecer la vida del individuo, haciéndola más resistente al abrumador predominio de la masa." WITOLD GOMBROWICZ


Fílmico:



-"Gombrowicz, o la seducción (Representado por sus discípulos)" 
de Alfredo Fischerman
(1986)


“Gombrowicz o la seducción”, una perla encontrada del cine argentino
Un acto de justicia: se editó la película de Alberto Fisherman sobre el esquivo y talentoso escritor polaco que vivió en Bs. As.
  Por Horacio Bernades

Las opiniones divergen. Para algunos es una de las mejores películas argentinas de los ‘80. Para otros, una de las mejores de los últimos veinte años. Y no faltan quienes creen, lisa y llanamente, que está entre lo mejor jamás filmado aquí. Lo paradójico es que Gombrowicz o la seducción jamás llegó a tener estreno regular: se la vio en funciones especiales, ciclos de revisión y hasta en horarios de madrugada en la televisión de cable. Pero jamás siete días a la semana, cinco veces al día. De allí que su reciente lanzamiento en video represente un indudable acontecimiento, aunque también una suerte de continuidad con este destino marginal al que la película de Alberto Fischerman parece irremisiblemente condenada. Editada por el sello Blakman (que también acaba de lanzar ese clásico del experimentalismo argentino que es The Players vs. Angeles caídos, del propio Fischerman) en una tirada limitada y calidad no del todo impoluta, no es tarea sencilla encontrar la copia en video de Gombrowicz o la seducción. Pero si se la busca en la zona de Corrientes y Callao (tanto en casas de venta de videos como en videoclubes selectos, y hasta en algunas librerías) se puede llegar a tener éxito. Vale la pena: se trata de una verdadera perla rara.
Trabajando con continuidad en la publicidad y mucha menos continuidad en cine, con su opera prima –la citada The Players...– Alberto Fischerman logró convertirse, a fines de los ‘60, en referente central del cine argentino de vanguardia. En noviembre de 1970 fue protagonista principal de aquella “noche de las cámaras despiertas” en la que él y un grupo de cineastas amigos filmaron, en cuestión de horas, un puñado de cortos que debían presentarse en un acto público, un par de días más tarde. Episodio reconstruido en el documental homónimo, que se conoció este año. De allí en más, quien parecía destinado a ser una suerte de John Cassavetes local se caracterizó por su propensión a desaparecer. Reaparecería a mediados de los ‘70 con un episodio para un film colectivo (Los pocillos, del largo Las sorpresas), a comienzos de la década siguiente con otro episodio para otro film colectivo (El hambre, incluido en De la misteriosa Buenos Aires) y recién con el regreso a la democracia presentó su segundo largometraje en tres lustros, Los días de junio. Un par de años después volvía a desaparecer, esta vez en el anonimato, con esa seguidilla de productos puramente alimenticios que fueron La clínica del Dr. Cureta, Las puertitas del Sr. López y Ya no hay hombres. Finalmente, Fischerman desapareció del todo en 1995, cuando, de un día para otro, se murió, a los 58 años.
Entre tantas desapariciones, una aparición fulgurante, la de Gombrowicz o la seducción, que Fischerman filmó en 1986, con apoyo del Instituto de Cine y de la Secretaría de Cultura municipal, rodeado de un equipo integrado por estudiantes de cine. Film-ensayo que fusiona los testimonios a cámara con la representación desembozada, la evocación con el drama en tiempo presente, Gombrowicz... reconstruye, desde los márgenes del cine oficial, la figura de Witold Gombrowicz. Periférico por antonomasia, a fines de los años ‘30 el célebre autor de Ferdydurke y Transatlántico vino a parar a la Argentina y se quedó acá por treinta años. Inevitablemente fragmentaria, dada la personalidad en fuga del propio Gombrowicz (y del propio Fischerman, en definitiva), Gombrowicz o la seducción practica un doble movimiento. Por un lado, se deja arrastrar por una deriva que en ocasiones la arrima al delirio (una amiga polaca del escritor, pía fabricante de iconos religiosos, narra el martirio vivido por un San Cayetano de plástico, al pasar por la fragua). Por otro, la película de Fischerman regresa una y otra vez a una escena central, suerte de sesión de espiritismo en la que cuatro discípulos argentinos del escritor polaco recuerdan anécdotas mínimas y máximas epifanías, mientras actúan una vez más sus propias internas, hechas de celos, neurosis y cariños.

Pero la evocación de los discípulos está mediada por una ensayadísima representación, en la que la distancia irónica, los diálogos sobreescritos, sus propias mimesis del maestro y una deliberada teatralidad se imponen, difuminando para siempre todo límite entre verdad y fingimiento. En una época en la que la más vivificante producción del cine argentino explora territorios afines, Gombrowicz o la seducción aparece, hoy mismo, como una película más nueva que nunca. Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/videos/14-29503-2003-12-21.html

*Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com 
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos o ingresa en: 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Kamasutra Gay para Mormones