Gasalla, ciudadano ilustre de Buenos Aires


Alguna vez contó que estudió en la Escuela Nacional de Arte Dramático "para actor, no para humorista ni chistoso", pero que la gente se empezó a reír con su visión de la realidad. Desde aquellos años 70, en los que brilló en el Café Concert, hasta su papel dramático en "Dos hermanos", la última película de Daniel Burman, Antonio Gasalla hizo mucho más que hacer reír.



Con sus personajes, supo reflejar la esencia humana. Y ayer su trayectoria en teatro, cine y televisión fue celebrada en la Legislatura porteña, donde lo declararon Ciudadano Ilustre. Pocas veces antes se había visto tanta gente en el Salón Dorado, con familiares, amigos y varios de sus elencos de toda la vida.


Uno de los primeros en llegar fue su histórico compañero artístico, Carlos Perciavalle. "Hacer reír es un trabajo maravilloso, me llena el corazón de felicidad que lo distingan a Antonio", dijo, aplaudido por la gente que lo reconoció. Las ovaciones se repetían con cada famoso, como Jorge Luz: "Soy un gran admirador, me gusta su capacidad para hacer personajes de la vida".


El actor fue distinguido por su "sobresaliente" aporte a la cultura popular. Y su declaración como Ciudadano Ilustre fue aprobada por unanimidad por la Legislatura. "No es fácil unir a un cuerpo político, con haberlo logrado me siento bien pagado", diría minutos más tarde un Gasalla emocionado. "Agradezco a los amigos de la profesión y sobre todo a la gente porque siento que todos ellos son ciudadanos ilustres", dijo mientras se le quebraba la voz, y bromeaba: "Estos homenajes tendrían que hacerlos cuando uno es más joven porque de viejo se llora más". La ceremonia había arrancado con discursos de Oscar Moscariello (legislador de PRO), Hernán Lombardi (ministro de Cultura) y Graciela Borges, su compañera del último filme. "La palabra que define a Antonio es dignidad, ser señor no es fácil y él lo es", dijo.


Antes había conmovido a todos un video con el tema "A mi manera", donde desfilaban los personajes de las mil caras de Gasalla, que remataba con "Tengo una vaca lechera", el más recordado de "Esperando la carroza". Después Estela Raval cantó "Resistiré", y Enrique Pinti (que no pudo ir), mandó un video donde con desparpajo contaba cómo Gasalla, en un viaje que hicieron juntos a Europa, le revoleó todo el equipaje que llevaba de exceso en el aeropuerto de Amsterdam. "Desde entonces aprendí a viajar más liviano", cerró hilarante Pinti.


"Si de algo me sirvió la profesión, fue para comunicarme con la gente", insistió Gasalla frente a un auditorio donde había mucho de ese público, que fue a verlo de cerca y expresarle su cariño. El mundo del espectáculo lo aplaudió de la mano de China Zorrilla, Juan Carlos Calabró, Santiago Bal, Carmen Barbieri, Alberto Anchart y Claudia Lapacó, entre otros. Antonio se despidió con una promesa: "Voy a seguir trabajando y, mientras sea fiel a mi mismo, voy a seguir dando lo mejor de mi".  (Fuente Diario Clarin)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones