Albalucía Ángel

Albalucía Ángel (nace. en 1939, en Pereira) es una escritora y crítica de arte colombiana. En la Universidad de los Andes (Bogotá), estudió Letras e Historia del Arte. Fue alumna de la crítica de arte Marta Traba.[] En 1964 viaja a Europa, para proseguir sus estudios de Arte y Letras en las universidad de La Sorbona y estudió cine en la Universidad de Roma.[] Es en este continente cuando empieza a escribir, adquiriendo relevancia a partir de su primera novela, Girasoles en Invierno. Comenzó su carrera literaria como crítico de arte y ha ejercido distintas formas de periodismo, así como el oficio de “diseuse de la canción folklórica ayudándose con una guitarra .Ha escrito poesía, ensayo ,y novela. La ciudad de Pereira Colombia, dónde nació, fue fundada por sus antepasados y a la que sigue vinculada por la permanencia de su familia, en 1939,Albalucía Ángel viene residiendo en distintas ciudades europeas desde 1964.Reside en Londres desde 1980. Se dedicó principalmente a la novela, pero también tiene escritos teatro, ensayos y poesía. Muchas de sus obras tienen una perspectiva feminista, y tratan temas como los derechos de la mujer y su historia.

Obra
Se dedicó principalmente a la novela, pero también tiene escritos teatro, ensayos y poesía. Muchas de sus obras tienen una perspectiva feminista, y tratan temas como los derechos de la mujer y su historia.

Material disponible en Biblioteca LGTBI de Albalucia Angel:
Libros:

Misiá Señora
BIBLIOTECA DEL FENICE
ARGOS VERGARA - ESPAÑA - 1982

LITERATURA QUEER EN COLOMBIA
La obra de Albalucía Angel (Pereira, 1939) es notable por su inclusión de la temática lesbiana, aunque los incidentes lésbicos en sus dos principales novelas Estaba la pájara pinta sentada en el verde limón (1975) y Misiá señora (1982) son pocos (y menos frecuentes que escenas de genitalidad heterosexual) y no parecen implicar lo que llamaríamos una identidad lesbiana. Lo que sí subrayaría es que mientras las escenas en que las protagonistas son penetradas por hombres se narran a menudo con frialdad y distancia, y a veces incluso son escenas de violación o casi violación, mientras las escenas lésbicas en las dos novelas más importantes de Angel se narran con ternura, como momentos de un despertar erótico. En Misiá señora, además, llama la atención que en la tercera y última parte de la novela el marido de la protagonista, que antes había descrito como un obsesivo sexual que la penetra muchas veces cuando ella no tiene ningunas ganas, de repente se revela como afeminado, y como un gay de clóset que sólo se escapa de una redada policial en una fiesta gay por sus conexiones políticas. En ambas novelas, además, hay muchos personajes secundarios que viven sexualidades no normativas. Mariana, la protagonista de Misiá señora, añorará durante toda su larga vida a una amiga de la infancia, Yasmín, con quien gozó de escenas de iniciación sexual. En cambio, en Las andariegas (1984), escrito bajo la inspiración de un clásico de la literatura lésbica, Les guerillères (1969) de Monique Wittig, se subraya el elemento lésbico al contar las historias de una serie de mujeres fuertes e ilustres, desde Clitemnestra a Juana de Arco (“yo voy a ser cruzada, no me gustan los príncipes” (83]. (Hasta la idea de una sarta de mujeres bravas ya está en el libro de Wittig.) Hay numerosas evocaciones de escenas de amor entre mujeres (“las manos amorosas llamaban con premura y tacto dulce a la nueva viajera” [38], “mi amor/ mi amiga dulce/ como miel” [65], “fueron durmiéndose unas sobre las otras, como niñas perdidas en el bosque” [74]). Y hay en todo el libro una celebración de cierta androginia: a veces los mancebos y efebos se visten de mujer, pero de modo más insistente las mujeres asumen vestimenta y actitudes masculinas: “que si ellas hacen lo que es en si/ el Señor las hará tan varoniles/ que asusten a los hombres” (108). Hay una escena en que “un mancebo sin capa y con sombrero de plumas de faisán entró en la escaramuza como si un desvarío lo poseyera” (79); después de la batalla “su camisa en seda se entreabrió y la vieron los senos como duraznos en sazón” (80). (FUENTE)


Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos.
*Si un link no funciona, por favor avisanos.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones