Alvaro Abós

Reseña biográfica toma del sitio web oficial del autor: http://www.alvaroabos.com.ar
Me llamo Álvaro Abós y nací el 20 de octubre de 1941 en Buenos Aires, ciudad en la que he vivido siempre, salvo entre 1977 y 1983, cuando me exilié en Barcelona. Comencé a escribir muy temprano pero a publicar muy tarde. De mi primera y larga temporada de ignoto borroneador de papel sólo se conserva un cuento -–“Los estampidos”, publicado en cierta inhallable antología de la revista Hoy en la Cultura- y algunos artículos en revistas estudiantiles, o vinculadas a la llamada resistencia peronista, experiencia militante anterior a 1966, en la cual participé. 

Me recibí de abogado en ese año y durante una década trabajé como asesor de sindicatos y abogado laboralista. De esta experiencia se nutrieron algunos de mis libros. Mientras tanto, fui un lector omnívoro y un caminador insaciable por las calles porteñas. La detención y martirio de mi maestro, el catedrático de Derecho Laboral Norberto Centeno, así como de otros abogados de esa especialidad, me forzó al destierro. 
Me radiqué en Barcelona, donde cambié la abogacía por la escritura, transformando la vocación literaria en profesión, palabra que reivindico en su acepción original de “forma de la fe”. 

Regresé a la Argentina con el deshielo y publiqué mis primeros libros: los ensayos La columna vertebral, El poder carnívoro, y Sindicatos y poder militar así como mis cuentos, reunidos en el volumen De mala muerte. Comencé a colaborar en diarios y revistas. Para la prensa española escribí muchas crónicas que cubrieron, para el diario barcelonés El Periódico, las transiciones a la democracia en los países del Cono Sur. También artículos en diarios como El País y revistas como Quimera o Claves. En Buenos Aires, mis columnas de opinión, en las revistas Humor y El Periodista de Buenos Aires y mis artículos sobre variados temas en Clarín, Página 12, La Nación, y muchos otros diarios y revistas, me han mantenido en contacto con lectores que no frecuentan libros (míos o de otros). 

Desde entonces, mi vida son mis publicaciones. 

Como a todo ser humano, en cierto momento me atrajo la acción; participé en algunos intentos de renovación política. Por ejemplo, el que se formó, a mediados de los ochenta, alrededor de la revista Unidos, dirigida por Carlos Chacho Alvarez. Fui coredactor y firmante de un manifiesto de intelectuales que se despidió del peronismo en 1985. También participé en la tentativa de conformar un polo de centro izquierda no peronista que encabezó el fallecido político Carlos Auyero. 

El fracaso de estas experiencias, reflejadas en mi trabajo periodístico, no me quitaron ilusión ciudadana ni avidez por la política como tema de reflexión, aunque mantuvieron viva mi desconfianza ante la política como práctica.


Material disponible en Biblioteca LGTBI de Claudio Ferrufino-Coqueugniot
Libros:
Restos humanos
Ediciones de la Urraca - Argentina - 1994
Novela que reconstruye un asesinato pasional en su momento resonante, el de Alcira Methyger, por su amante Jorge Burgos, en el verano de 1955, poco tiempo antes del derrocamiento de Juan Perón. El narrador, un adolescente, relata su propia memoria de la psicosis generada por el crimen y la caza del hombre. La crítica lo consideró “una novela intensa y polifónica, a la manera de Arlt” (Tomás Eloy Martínez, Página/12), “Un puzzle que se arma y desarma inteligentemente” (María Esther de Miguel, La Nación ), “La novela de lo siniestro/privado, escrita con elegante perversidad” (Horacio González, Señales). La edición de la Urraca incluye un estudio de Jorge B. Rivera sobre las relaciones entre el crimen y la literatura.



*Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos.
*Si un link no funciona, por favor avisanos.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

El riesgo de ser homosexual en la Argentina, Carlos Jauregui en Siete Dias de 1984