Un adios a Wenceslao Maldonado

El 10 de Marzo falleció Wenceslao Maldonado. Wences, el poeta, el amigo. Pasaron algunos días, muy pocos para un duelo. No podido siquiera sumirme en la tarea de armar una entrada al blog con la noticia. Porque no podía simplemente "contar la noticia".
Quizá prefería quedarme con el último encuentro, hace unos meses, en su casa, un día de calor sofocante, entre sus libros y manuscritos, charlando como tantas otras veces. Había pasado el incendio, habían podido salir ilesos tanto el como Ariel, que ha sido su compañero, su amigo, su amante, su marido en los últimos años, y a quien abrazo en esta pérdida. "Podrían haberse perdido todos los libros" me dijo Wences tras el incendio. Y me narró la épica noche donde quizá las voces de esos libros los despertaron para salvar sus vidas del humo silencioso. 
Hace ya varios años cuando inicié este proyecto de la Biblioteca, Wenceslao se mostró muy interesado. Nos vimos. Me donó algunos de sus libros, algunos manuscritos, fotos. Yo le pedía que me los dedicara. Y con pudor lo hacía. Pero quienes visitan la Biblioteca se conmueven con esas dedicatorias y la letra de sus autores. Los libros nos encontraron para conversar y generar puentes. Los libros nos dieron charla y amistad. "Todos estos libros tienen que estar un día en tu Biblioteca" - me dijo una tarde señalando su propia Biblioteca - "Son tuyos". A su nombre se creó el primer espacio especial de la Biblioteca. Allí, sus obras se reúnen juntas y están siempre a mano, siempre dispuestas, siempre una vía de acceso. 
Para mi cumpleaños no faltaba su llamado. Y es que Wences me conmovía y sorprendía. Yo, que soy tan malo para recordar fechas. Que gracias al Facebok y sus avisos de cumpleaños me volví un poco mas avispado en las fechas, cuando me llamaba para saludarme por mi nacimiento me sorprendía gratamente. Y cada vez que hablábamos siempre tenía unos cuantos proyectos en mano. Y nunca mejor dicho, porque eran libros. ¡Tantos libros! Lo admiraba. Porque era verdaderamente motivador verlo creando, apostando a las palabras, a la poesía, haciendo ese caminito de hormigas con las letras, con la luz intensa cerca de la hoja para ayudarse a ver mejor...
Si cortarle la cabeza a la Gorgona. El libro y el original que me dedicara. Y aunque
lo dedicó a mi nombre, siempre iba para todos aquellos que visitaran la Biblioteca. 
Han sido años de grandes pérdidas en lo personal. Y se me hace inevitable pensar en aquello que el otro ha venido a contarme. Porque creo que de eso se trata. Los encuentros no son casuales. Y simplemente hay que estar dispuesto a escuchar al otro, a verlo. Creo haber aprendido lo que Wences vino a contarme. Y espero poder desarrollarlo, llevarlo adelante, y que siga siendo inspiración y motivación. 
Wenceslao Maldonado murió el 10 de Marzo de 2016. No quise ir a su velatorio. Luego de velar a una de mis hermanas hace muy poco decidí no volver a ir a velatorios. Nunca sentí que mi presencia en esta ceremonia en particular aportara algo al difunto, siempre lo hice por sus deudos. Mis muertos los tengo en otros sitios, algunos palpables, otros no. Y me acompañan a su manera y a la mía. 
Días antes, apareció el último libro "El desenfreno y la gloria de los amores posibles". Aparece en la tapa junto a Ariel, tomados de la mano. Con sus brazos en color carne unión, contrastando con el blanco y negro de la foto. Una unión de hombres en lucha, en un momento de lucha con la vida. Y amándose. 
Wences y Ari fotografiados por Rodolfo Dominguez

En el último tiempo Ariel el encargado de escribir en el facebook de Wences, y me permito cerrar con este texto tomado de su facebook. 

DIARIO 2015
PERSPECTIVAS
de una ETAPA FINAL
Buenos Aires
2015
Jueves 1° de enero de 2015, a las 3.19
Arrancó el nuevo año. Sin lluvia. Por la tarde fue mejorando paulatinamente.
Cenamos pasadas las 23. Todo más tranquilo que el 24. Con los rellenos sobrantes del domingo, cuando estuvieron por aquí María Chapp y Maximiliano, como cocinero oficial del hogar, preparó una exquisita lasagna de la que dimos enseguida buena cuenta. De postre, la deliciosa torta afro que compré en Taam Tov esta mañana temprano con unos llamativos florentinos. Comimos con champagne, como corresponde.
Y luego, para que se me ventilaran los humos del alcohol, lavé y dejé todo en orden.
Ari se fue a Contramano, lo que significará que voy a dormir sin ronquidos ni codazos. Hay sueño, por cierto.
El nuevo año no es un salto de tiempo. Los días seguirán corriendo como desde millones de siglos. Siento que me voy. Pero siempre hay expectativas, deseos y esperanzas. Quizás todo sirva para estar más atento y hacer mejores opciones. Tengo esperanza que así será. Iré preparando las valijas de igual manera…
(texto copiado del diario de Wen, no se si esta bien o mal publicar estas cosas, estoy en piloto automatico "modo" zombie, perdon a quien pueda llegar a molestar, solo estoy haciendo lo que el corazon me dicta, la angustia no se me va y no soy tan fuerte como mi cuerpo pretende mostrar. Ari)

Wences, gracias, gracias por todo. 

Pietro Salemme


*Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com 
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos.

*Podes donar lo que quieras a través de Paypal utilizando el siguiente botón:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Kamasutra Gay para Mormones