Longo de Lesbos

Longo de Lesbos (s. II).

Escritor griego del siglo II d.C., autor de la novela pastoril Dafnis y Cloe (también llamada Pastorales lesbias), sin duda la más lograda de las novelas griegas que conocemos y la que ha gozado de mayor estima en Europa desde el Barroco a nuestros días. Como ocurre con todos los novelistas griegos, casi nada sabemos de este Longo, ni siquiera es seguro que fuera de Lesbos, pues si bien hubo en el siglo II en la isla una familia con ese cognomen romano, sus descripciones geográficas tienen mucho de literario y algunas inexactitudes notables. En cuanto a la datación, tanto por lo retórico de su estilo como por ciertos paralelismos con la pintura mural romana de entre 130 y 160 d.C., los estudiosos son unánimes en colocar la obra a mediados o finales del siglo II, a principios del III como muy tarde.


Dafnis y Cloe ocupa un lugar peculiar entre las novelas griegas que se han conservado. En primer lugar se trata de la única novela de tipo pastoril de que tenemos noticia. Por otra parte, si la novela griega puede definirse como "novela de amor y de aventuras viajeras", en este caso el amor es propiamente el tema y el núcleo de la obra, mientras que los viajes y peripecias quedan reducidos a su mínima expresión (toda la acción se desarrolla en la isla de Lesbos). Se ha dicho por ello que, si las demás novelas griegas se contruyen sobre el esquema de un viaje por distintos países, la obra de Longo es más bien un viaje en el tiempo, pues es el paso cadencioso de las estaciones el que llevará por fin a los muchachos a la madurez sexual y a la boda, el inevitable final feliz del género.
La novela está estructurada en dos partes, el descubrimiento de sus sentimientos por los jóvenes (hasta III, 14) y la superación de los obstáculos que se oponen a la boda (desde III, 25), mientras que el centro de la obra lo constituiría el episodio de Licenion. La trama es bastante sencilla ya que los peligros y raptos que sufren los protagonistas se resuelven con facilidad y rapidez; pero la formación retórica del autor, claramente en la línea de la Segunda Sofística, se deja ver en las numerosas descripciones y excursos que adornan esta trama: el parque de Dionisófanes, el efecto del eco en el valle, las leyendas de Eco, Siringa, etc. Este retoricismo preciosista -se ha hablado de su estilo "rococó"- no impide que el autor demuestre un innegable talento para componer pequeñas escenas llenas de connotaciones pictóricas y musicales, por ejemplo la de la cigarra que se posa en el pecho de Cloe dormida (I, 26).
Son muchas las influencias literarias detectables en Dafnis y Cloe, desde la poesía bucólica de Teócrito y Virgilio hasta la elegía helenística, Safo y Tucídides (para la guerra entre Metimna y Mitilene), pasando por la Comedia Nueva que sin duda evocan personajes como Gnatón o Licenion. Con todos estos ingredientes y con las propias convenciones del género novelístico, manejadas de forma peculiar, Longo ha sabido crear una obra profundamente original; la descripción del despertar sentimental y sexual de Dafnis y Cloe en medio de una naturaleza casi paradisíaca constituye probablemente el mayor logro de la novela griega.
Mucho se ha discutido sobre la religiosidad de Longo, en cuya obra las Ninfas, Pan y Eros han sustituido por completo a la estereotipada Fortuna de otras novelas; sin negar el espíritu sinceramente religioso que la anima, parece aconsejable no exagerar las intenciones "mistéricas" de una obra que pretende ante todo ser artística, literaria. La acción se desarrolla en un marco más o menos intemporal, a pesar de algunos detalles que remiten vagamente a la época de las ciudades libres (antes de la dominación romana). También la sociedad está pintada de una forma bastante convencional: los personajes de baja extracción son moralmente inferiores (Gnatón, Lampis, los propios Lamón y Driante y sus respectivas mujeres), mientras que el potentado Dionisófanes y su hijo Astilo se muestran justos y magnánimos.
Aunque no tan apreciada como las novelas de Aquiles Tacio y Heliodoro, Dafnis y Cloe tuvo cierto éxito ya entre los autores bizantinos, y a lo largo de lo siglos XVI y XVII fue traducida a diversas lenguas europeas (la más célebre traducción de esta época es la francesa de Jacques Amyot, de 1559), coicidiendo con el apogeo de la novela pastoril. La primera edición del texto griego se publicó en Florencia en 1598. En el siglo XVIII la obra fue también muy apreciada, como testimonian la admiración de Goethe o la influencia evidente de la novela en el Pablo y Virginia de B. de Saint-Pierre.
En España la situación fue bastante diferente, ya que no hay huellas claras de influencia de Dafnis y Cloe en la novela pastoril del Siglo de Oro y además la primera traducción castellana del texto no apareció hasta 1880, de la pluma de Juan Valera (quien incurre en pintorescas justificaciones y componendas para mitigar la sensualidad de la obra). En nuestro siglo es sin duda la novela griega más apreciada y traducida en toda Europa, y ha inspirado a numerosos pintores y músicos, como Ravel. (FUENTE)

Material disponible en Biblioteca LGTBI de Antoine de Longo de Lesbos
Libros:


-Dafnis y Cloe
Alianza Editorial - España - 1996

Nada se sabe de la vida de este autor, aunque se cree que Longo de Lesbos vivió en Bizancio entre el S.II y el S. IV de nuestra era.
Dafnis y Cloe es la primera novela bucólica y la más vehemente y voluptuosa,la más refinada y seductora obra de este género novelesco de idilios campestres. Destaca la importancia de esta novela Juan Valera, el gran escritor decimonónico, autor de la presente traducción, “Tengo a DAFNIS Y CLOE por una de las obras que no envejecerán nunca. Pertenece el libro de Longo al género que ahora se cultiva con el nombre de naturalista; es una novela bucólica, rebosante de una verdad y de una pasión admirables. La verosimilitud que hoy se exige y se discute no mortificaba tanto á los griegos; ellos sólo pedían arte. Podían hacer intervenir en sus obras a las Ninfas, al Amor, a Pan y a todos los dioses de su Olimpo.” Dafnis y Cloe es una novela de iniciación amorosa. Es mucho más excitante el erotismo primitivo de esta obra que toda la pornografía que nos ofrece el gris mundo actual. Es la ingenuidad de su erotismo lo que hace que esta obra permanezca viva. El despertar de la sexualidad de Dafnis y Cloe están contado con delicadeza pero no por ello deja el autor de provocar la tensión del lector. Longo de Lesbos añade picante a los amores de Dafnis y Cloe introduciendo un tercero, Gnatón, un joven borracho que siente una fuerte pasión homosexual por Dafnis, dispuesto a violentarlo, e incluso una cuarta, una mujer casada, mayor que Dafnis, que ante la inexperiencia del joven decide hacer cuanto está en su mano para que el joven pastor se inicie en su cuerpo y sacie tanto su sed de aprendizaje como los ardores que ella siente. Afirmó Juan Valera que esta novela “es la mejor que se escribió en la Antigüedad clásica. Hay en ella mérito bastante para colocarla en el número de las novelas excepcionales, de belleza absoluta e independiente de la moda.” Goce el lector actual de esta extraordinaria obra, introdúzcase en un mundo perdido en que los jóvenes se bañaban desnudos en el río sin pudor, en el que las personas no se contorsionaban con ritmos frenéticos sino con el sonido y la armonía de los cuerpos celestes, o como mucho con las músicas que surgían de una pastoril siringa.

*Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com 
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos o ingresa en: 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones