28 de Junio de 2010

Si algún desprevenido pasaba cerca del Congreso y escuchaba de refilón parte del testimonio de Graciela, Madre de Natalia Gaitán, podría haber pensado que estaba en los años setenta y que otro hijo había caído.

Si algún otro desprevenido, sentía de pronto los acordes y la voz de Julia Zenko haciendo honor a las palabras de Eladia Blázquez cantando Honrar la Vida, podría quiza haberse sentido en los noventa.
28 de Junio de 2010. Niñxs, Mujeres y Hombres se juntaron frente al Congreso porque los Derechos Humanos no se plebiscitan.
Natalia Gaitán fue asesinada por el padrastro de su novia en 2010, tenía 27 años. Escuchar a su madre fue uno de los momentos más dramáticos, pero también de una enorme emoción y espíritu de lucha. “Yo hablo en carne propia”, dijo Graciela. Y habló, bramó, rugió. Como una Madre. “Cuando una mujer está embarazada, y le preguntan qué espera, contestamos ‘Que venga sanito’. ¡Entonces querelo, respetalo, no le quites sus derechos” fueron mas o menos las últimas palabras de Graciela antes de volver –hoy y siempre- presente a Natalia. Yo lloré. No podía dejar de ver a esa señora, que tiene un comedor en su ciudad, que tenía una hija que la ayudaba en su misión, y que un día “una basura” se la arrancó. Esa Madre que ahora estaba ahí, en un escenario, frente a miles de personas diciendo “En la plaza hay palomos y palomas. ¡Yo quiero que vuelen libres!”

No podría elegir ni un solo fragmento de “Honrar la vida” sin traicionar a todo el texto. La primera vez que la escuche fue por Marilina Ross, porque era además la cortina del programa “Atreverse” de Alejandro Doria. Y cuando sus acordes sonaban en medio de una escena, era un plus de emoción asegurada. La cantó también Sandra Mihanovich, la misma Eladia. Y anoche Julia con una fuerza admirable.
Aun no he visto que dicen los diarios virtuales sobre lo sucedido, cuando llegué anoche a casa puse la tele, pero no vi nada. A veces dicen que no pasa nada. O que pasan contramarchas. Cecilia Cenci leyó una carta en nombre de la Asociación Argentina de Actores, y contó que esa misma carta había sido leída en actos similares realizados en distintas provincias. Y aclaró que ningún medio lo contó.
Lo cierto es que ayer había mucha gente. Y entre tantos, el frío no se sentía. Todos teníamos el corazón muy caliente. Hubo innumerables adhesiones y personalidades que subieron al escenario a dar su apoyo con palabras y también con música.
Pietro

Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones