¡Dolly Guzmán no está loca!



“A Maradona le cortaron las piernas. A los artistas nos cortan la cabeza” asegura Dolly Guzmán, la mujer sin cabeza, la multifacética artista a la que el siniestro Dr.Mnemo le ha cercenado la cabeza poco antes de que ella lograra fugarse del Manicomio del Diablo.
“Y errante en las sombras, te busca y te nombra”
En su deambular, Dolly es perseguida, constantemente, espiada y vigilada, por el Dr. Mnemo y por un público que parece querer trascender su espacio para meterse en la escena misma  donde Monica Cabrera en momentos que parecen una fiesta hace bailar y cantar a Dolly.
Dolly Guzmán, no está loca. Es una premisa. Un punto de partida para invitar a reflexionar sobre el lugar de los artistas en la sociedad, los modelos televisivos, la caída en desuso de las personas, el olvido, el rol de la mujer, la marginalidad que reproducen con adornos las grandes corporaciones… Pero sobre todo se cuestiona el valor del discurso de dos figuras que a lo largo de la historia han permanecido en los márgenes de un totalitarismo intelectual: la mujer y los artistas. O en este caso, el doble flagelo: ser una mujer artista. Porque la mujer si es artista, es puta. Y los artistas, son todos locos. Y sabemos que aunque míticamente el discurso del loco anunciaba grandes verdades, en nuestra actualizad, no hace mella, y es descartado. Pero, Dolly Guzmán, no está loca. Y deberá demostrárselo a sus médicos, a sus vecinos, a sus amigos, a su público, a la sociedad, y hasta a su propia madre. Porque si naciste mujer artista, lo vas a tener que justificar, o lo pagarás muy caro.
Mónica Cabrera escribe sus libros, actúa, se dirige, tiene créditos en la composición de la música original, en la escenografía. Mónica cabrera es una compañía en sí misma.
El espectáculo se termina de construir al encontrarse atravesado por elementos de otras artes, como la plástica, el audiovisual, la música. Haciendo de la multimedia una herramienta de producción eficaz y contundente.
Con Dolly Guzmán uno va a reírse mucho. Mucho. Los textos hilarantes ayudan también al espectador a expurgar quejas cotidianas. ¡CLARO, que sí!
Dolly es una artista. Escribe letras. Canta. Baila. Actúa. Mónica Cabrera también. Son mujeres complejas, creativas, inteligentes, valientes. Y no están locas. Más te vale escucharlas bien. Y hasta el final, donde la musiquita y las palabras de una canción tan nuestra será reconocida como un verdadero himno ante el cual nadie podrá permanecer inmune.
Quedan 17 funciones para que puedas sacar tus propias conclusiones. 17 oportunidades para pasar una gran noche llena de color. No la dejes pasar.

Pietro Salemme




Jean Jaures 858 (mapa)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4961-5092
Entrada: $ 40,00 - Miércoles - 21:00 hs 
Entrada: $ 60,00 - Sábado - 21:00 hs 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones