Arthur Weigall

Saint Helier (Isla de Jersey-Reino Unido) 30-11-1880/Londres (Reino Unido) 2-01-1934.
Arthur E. P. B. Weigall, nació el 30 de noviembre de 1880 en la casa de sus abuelos maternos en Saint Helier (Isla de Jersey) al ser allí dónde se había trasladado su madre, Alice Henrietta Cowan, tras enviudar de su marido, el capitán del ejército inglés, Arthur Archibald Denne Weigall, muerto pocos meses antes en la ciudad de Kandahar durante la “II Guerra Anglo-Afgana” (1878-1880).
Poco tiempo permanecería en Jersey, pues interesándose su piadosa madre por la asistencia a los desvalidos iniciaría una labor misionera que conduciría a Weigall siendo muy niño, primero a los suburbios de Londres, y luego, a los de Manchester, dónde el contacto con aquélla realidad le harían valorar especialmente sus estudios.
En 1897 ingresaría en el Wellington College de Crowthome, y sería en esa etapa cuando la visita que realizó al hermano de su padre, su tío Mitford, dónde empezase a mostrar interés por la Genealogía e Historia al hablarle de los orígenes germánicos del apellido de su padre. Así, cuando se puso a investigar los de su madre, ciertas tradiciones legendarias irlandesas le llevaron a Tales de Mileto y con él, a Egipto. Ese sería el inició de los estudios bíblicos de Weigall, por otro lado tan habituales en quiénes se mostraron interesados por Egipto en la época, que posteriormente ampliaría con el aprendizaje casi obsesivo de lenguas como el copto, árabe, persa, latín y hebreo, con el que conseguiría llamar la atención de un amigo de la familia, el profesor Denison Ross, quien dando clases de lenguas orientales en el New College de Oxford, le animaría a abandonar cierto empleo que ocupaba en la city londinense, e ingresara en su universidad en 1900 aunque poco tiempo después la abandonara por falta de estudios de egiptología y se trasladara a la universidad alemana de Leipzig dónde sería instruido por Georg Steindorff.
Desgraciadamente, y por razones no suficientemente conocidas, pocos meses después también la abandonaría para trasladarse de nuevo a Oxford, y junto a John Garstang y Arthur Mace, pasaría a ser ayudante de quien consideró encerraba toda la sabiduría egiptológica del momento; el profesor de la Egypt Exploration Fund, W. M. Flinders Petrie, con quien viajaría en 1901 al cementerio real de Abido en lo que sería su primer contacto con la tierra egipcia.
Con el profesor Petrie estuvo en diferentes excavaciones, hasta que su difícil carácter y la dureza que imponía en su trabajo, y sirva como ejemplo el que según Weigall, “se vivía a base de sardinas, y cuando te habías comido las sardinas te comías la lata”, le hicieron aceptar una oferta del egiptólogo alemán Friedrich W. F. von Bissing del Deutsches Archäologisches Institut para copiar las inscripciones de ciertas tumbas de Saqqara, como especialmente la de Kagemni, y otras de la zona. Mas la esperada oportunidad profesional le llegaría en 1905, cuando estando trabajando en Saqqara un incidente de Howard Carter, por entonces Inspector General de los Monumentos del Alto Egipto, con ciertos turistas franceses, le llevarían a ocupar su cargo.
En Luxor, Arthur Weigall trabajó con gran eficacia en aspectos que, a su juicio, no habían sido suficientemente valorados por sus antecesores como por ejemplo la protección y conservación de los monumentos, de los cuales muchos restos aparecían en mercados europeos o norteamericanos, para lo que contaría con la financiación del rico industrial y arqueólogo inglés, Robert L. Mond.
Serían numerosos los trabajos en los que participaría junto a Ernesto Schiaparelli, Gaston C. Ch. Maspero, Percy E. Newberry ú Howard Carter, por citar algunos de ellos, en el área tebana, y muy especialmente los que llevó a cabo junto a su amigo Theodore M. Davis y su equipo de arqueólogos. Sería significativa su labor en la tumba de Yuya y Tuya (KV46), en la enigmática KV55, o en la de Horemhab (KV57). También es destacable la catalogación topográfica de las “tumbas de los nobles” que realizaría junto a Alan H. Gardiner, luego finalizado por Reginald Engelbach, o la labor de numeración de todas ellas, aún hoy vigente, e incluso el primer intento de creación de una escuela genuinamente egipcia de arqueología; escuela que fracasaría con el estallido de la I Guerra Mundial y su obligado regreso a Londres.
Desgraciadamente la vuelta a su país significó el fin de su actividad egiptológica pues con ella iniciaría una etapa de variopintos trabajos como los de analista político, escritor de novelas, gestor de teatro, crítico de cine, escritor de canciones, conferenciante, o corresponsal del Daily Mail. Con éste último trabajo aún tendría la oportunidad de regresar a Egipto en 1922 para cubrir la noticia del descubrimiento de la tumba de Tutanjamon. Más el acuerdo de exclusividad contraído por su amigo Howard Carter y Lord Carnarvon, con el otro gran periódico londinense, The Times, produjo el desencuentro entre ambos y las durísimas críticas de Carter. Esas serían las razones por las cuales Weigall acuñaría la tan afamada “Maldición de los Faraones” que no nacería sino como una suerte de venganza hacia el que fuera su amigo, aquél que un buen día parece recomendó a Lord Carnarvon para sus campañas arqueológicas (quizás tras ser desestimado por éste), a quien en un ataque de profunda ira deseo, “seis semanas para vivir”.
Escasamente recordado por sus colegas, Arthur Edgard Pearse Brome Weigall, murió de neumonía el 2 de enero de 1934 en el London Hospital.
Material disponible en BIblioteca LGTTBI de Arthur Weigall
Libros:

-Safo de Lesbos
Schapire - Argentina - 1973


*Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos.
*Si un link no funciona, por favor avisanos.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com  


Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones