Harold Pinter

Harold Pinter nació el 10 de octubre de 1930 en Hackney, un barrio de obreros industriales del East End de Londres. Allí pasó su infancia y vio de cerca la violencia, que años después incorporó a sus piezas teatrales bajo distintas formas.
Hijo único de un sastre de ascendencia judía, a los 13 años rechazó la religión y a los 18 se negó a cumplir el servicio militar como "objetor de conciencia". 
En otras palabras: su conciencia no le permitía portar armas.
Estudió en la Real Academia de Arte Dramático de Londres y aunque se inició en la poesía, su interés se orientó hacia la dramaturgia. Entre 1951 y 1956 se fogueó como actor, participando en giras teatrales por Irlanda e Inglaterra interpretando obras de Shakespeare, bajo el seudónimo de David Baron. 
La obra literaria de Pinter incluye 29 piezas de teatro, 22 guiones, poemas y algunos ensayos. Tiempo atrás comunicó su renuncia al teatro para dedicarse a la poesía y al ensayo político. Aunque en realidad su obra teatral y cinematográfica siempre fue expresión de su pensamiento político.
Aunque en su obra procuró sintetizar el teatro del absurdo de Beckett y Ionesco con el de los "iracundos" ingleses, Pinter mantuvo sus ideas contestatarias de manera inclaudicable durante toda su vida: condenó el golpe de Estado que derrocó en Chile al presidente Salvador Allende; se opuso al gobierno de Margaret Thatcher; en 1996 rechazó el título de Caballero que le ofreció el gobierno británico, porque le parecía "sórdido"; criticó a Tony Blair por su actuación en la guerra de Irak, a la que calificó de "masacre premeditada", y definió a los Estados Unidos como un país "dirigido por una pandilla de delincuentes". También arremetió contra lo que denomina "la nueva dictadura de las élites empresarias". Desde hace algunos años integra el Comité para el Desarme Nuclear.
Pinter es autor de una obra dramática profunda, a veces virulenta y obsesiva, que hizo escuela y modificó parámetros de la puesta en escena. Fue un pragmático que en ocasiones se permitió jugar con lo trivial y lo absurdo.
Desmontar las contradicciones que subyacen en las relaciones humanas e indagar en la naturaleza del poder y los peligros del fascismo cotidiano, fueron algunas de las preocupaciones que Pinter demostró en su obra teatral. También la traición entre hombres por causa de la mujer y la lucha entre el mundo exterior (el medio social) y el individuo.
Entre sus obras más recordadas cabe mencionar: La habitación (1957), El montaplatos (1957), La fiesta de cumpleaños (1958), El cuidador (1959), El amante (1963), Los enanos (1963), La vuelta al hogar (1965), Viejos tiempos (1971), Tierra de nadie (1982), Luz de luna (1994), Cenizas sobre cenizas (1996) y Celebración (1999).
A comienzos del mes de octubre del 2005 la Academia de Suecia le otorgó el premio 
Nobel de Literatura. Es el tercer dramaturgo galardonado en los últimos 36 años. 
Los anteriores fueron el irlandés Samuel Beckett y el italiano Dario Fo.

Activista político

Con el paso del tiempo, Pinter se implicaría más en política. Sus obras tardías tendieron a ser más cortas, y los temas más políticos, utilizando muchas veces alegorías de la represión. Fue alrededor de 1970 cuando Pinter comenzó a ser más claro en el aspecto político y adoptó una postura claramente de izquierdas. El golpe de estado que derrocó al Gobierno de Salvador Allende en Chile en 1973 lo consternó profundamente y fue el detonante de su activismo en favor de los derechos humanos. En 1985 viajó a Turquía, donde se opuso abiertamente a la represión turca y a la supresión del idioma kurdo. Esa experiencia le inspiró la obra Mountain Language (El lenguaje de la montaña), de 1988.
Fue uno de los más furibundos críticos del presidente estadounidense Ronald Reagan y de la primera ministra británica Margaret Thatcher; manifestó públicamente su rechazo al bloqueo estadounidense en Cuba; se opuso a los bombardeos en Kosovo autorizados por la OTAN y a las invasiones de Afganistán y de Iraq. Su posición se radicalizó tras este conflicto, que le llevó a calificar a Tony Blair de “idiota iluso” y a equiparar el Gobierno de George W. Bush, a quien calificó de “asesino de masas”, con el régimen nazi.
En un esfuerzo continuo por atraer la atención pública sobre las violaciones de los derechos humanos y la represión, este apasionado activista de Amnistía Internacional y de la Campaña pro Desarme Nuclear (CND) ha publicado sus escritos de manera habitual en los periódicos británicos, como The Guardian y The Independent, y en marzo de 2005 sorprendió con el anuncio de que estaba decidido a volcar todas sus energías en la poesía y en el activismo político.

Material disponible en Biblioteca LGTBI de Harold Pinter
Libros:


-El amante / Escuela nocturna / Sketches de revista
Traducción de Rafael Spregelburd 
Losada - Buenos Aires - 2005


Con este volumen; Losada continúa la publicación de las obras del gran autor británico, ahora traducidas por el talentoso dramaturgo argentino Rafael Spregelburd. 
El amante es uno de los textos más celebrados y característicos del teatro de Pinter: día a día, un matrimonio, practica un conjunto de rituales ambiguos y cambiantes en torno al erotismo y la sexualidad.'' Escuela nocturna se estrenó como pieza radiofónica, aunque nada impide imaginarla en la escena: un hombre vuelve de la cárcel a la casa que comparte con sus tías y descubre que su habitación ha sido alquilada a una joven que dice ser maestra en una escuela para adultos. La presente es la primera traducción al español. Sketches de revista es un conjuntó de piezas breves y punzantes donde los diálogos se: cruzan como dardos en ámbitos claustrofóbicos o en la vía pública. También de estas piezas se ofrece aquí la primera versión en nuestra lengua. Célebres o poco conocidas, todas estas obras pertenecen al primer período creativo de Pinter. En todas ellas, poder y erotismo,, diferencias sociales y deseos individuales se dirimen en el "campo de batalla del lenguaje". Pinter las ha escrito como un corresponsal, de guerra.




-El cuidador / Los enanos / La colección
Traducción de Laura Thieberg y Lorenzo Quinteros
Losada - Buenos Aires - 2004


Con El cuidador Harold Pinter obtuvo en 1960 su primer éxito. Davies, el obsesivo "cuidador" es una creación cómica clásica y su ansiosa relación, su frágil equilibrio con los enigmáticos hermanos Aston y Mick es ya un mito en la dramaturgia del siglo XX.
Sobre Los enanos-difundido por la B.B.C. en diciembre de 1960--- expresó el propio autor: "Me gusta escribir para la radio, por la libertad que esto implica. Cuando escribí Los enanos fui capaz de experimentar en la forma; una estructura móvil y flexible, más que cualquier otro medio':

El estreno de La colección ocurrió en la televisión inglesa en mayo de 1961. 5u único acto explora provocativamente las manejos sexuales entre dos parejas de! ramo del vestido.



-La fiesta de cumpleaños / La habitacion / Un leve dolor / El blanco y negro / El examen
Traduccion Rafael Spregelburd
Losada - Argentina - 2005 


En este volumen, Losada presenta las primeras obras del gran autor inglés, cuidadosamente traducidas por el dramaturgo Rafael Spregelburd.

La fiesta de cumpleaños (1957) es la primera obra extensa escrita por Pinter. Dos extraños (legan a la casa de Meg, en la que Stanley se aloja indefinidamente. Que ese día no sea su cumpleaños no impedirá que se festejen. Con este cómico y violento drama, Pinter se adelanta a un registro escénico que aún hoy domina el imaginario del nuevo milenio: un teatro de la amenaza.

La habitación (1957) es para muchos la mejor obra de{ primer Pinter. Su brevedad va aferrada a su precisión. Rose y Bert alquilan una habitación. A ella le gustaría que fuera el refugio donde el pasado -informe y huidizo, como las palabras- no pudiera alcanzarla.

Un leve dolor(1958) ahonda con elegancia y desparpajo en los prejuicios de la pequeña burguesía. Edward y Flora desayunan apaciblemente. Un vendedor de fósforos, como un cordero extraviado, se instala en su jardín. Su mudez desata el derrumbe:

El Blanco y Negro (1955), en prosa, es la primera versión de un texto que luego Pinter desarrolló como diálogo y ya fue publicado por Losada, entre los Sketches de revista.

El examen (1955) es otra contundente rareza pinteriana: un examinador plantea, con quieta desesperación y firme andar, su extraño caso.



Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos.
*Si un link no funciona, por favor avisanos.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com



Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones