EL MUNDO ES DE LOS HÉTEROS por Pietro Salemme

EL MUNDO ES DE LOS HÉTEROS

Un día dijeron que eramos maricas, pero que algunas eran pasivas y otras activas. Que las lesbianas necesitaban de accesorios faliscos, porque meter, había que meter. Y que otro tipo de maricas se disfrazaban de mujeres y que hasta había mujeres marimacho que eran capaces de usar traje y corbata o cambiar una lamparita. Luego les tocó etiquetarnos en maricas hiv positivas y hiv negativas, como para organizarnos. Luego de aclarar que la peste era rosa. Igual, que por las dudas, que nunca donen sangre. Que son promiscuas, formalmente: grupo de riesgo. Las maricas convertimos el insulto: puto, marica en un chiste interno, le quitamos violencia y dramatismo y jugamos con las etiquetas: vos peluda, sos osa. Peluda vieja, serás polar bear. Vos, tortita "nada que ver" serás Lady... Y hasta fuimos crueles con nostras mismas, vos, travesti pobre, serás travesti de murga. Y así la lista se volvió interminable. Pero era NUESTRO JUEGO. Y hablaba de nuestros logros y nuestras miserias, de como supimos hacer las cosas en un mundo que nos daba la espalda todo el tiempo y que solo se volteaba para condenarnos y escupirnos. Ahora, un buen domingo como este, abro el suplemento SOY de Pagina/12 mientras mis tobillos tocan el frío del inodoro y resulta que hay Osos y Cazadores Kirchneristas. Y que se dieron una vuelta por el Congreso. Sin duda, los héteros tienen el poder y nos nombran cada vez que necesitan identificarnos para saber con que bueyes harán. Esta "Diversidad" que se nos metió en la boca hace ya varios años, eso solo eso, una palabrita metida en la boca. Y no es tal. Porque la diversidad no requiere etiquetas. Etiquetas requiere el mercado, y todo aquel que desea manipular a su conveniencia a un grupo de personas. A ver chicas, si nos despertamos, que como lo demostró Magritte, esa imagen que ven ajunta a este texto: no es una pipa. 

Pietro Salemme
28 de Julio de 2013


Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones