La Mezcla de Francisco Aranda

Sobre LA MEZCLA de Francisco Aranda 
por Pietro Salemme

En 1979 ediciones Orion presenta La Mezcla como la primera novela de Francisco Aranda. La contratapa lo describe como un "escritor para quien nada humano le es ajeno". Quizá a modo de reserva, como probablemente también lo haya sido su nombre y Francisco  Aranda no sea más que un seudónimo. 
 La historia de La Mezcla comienza con Ricardo Monsalvo, su protagonista pescado por la policía en pleno goce teteril junto a otros hombres en una baño de subte. Detenidos, el comisario  de la seccional deja algo en claro: "¿Vos no sabés que queremos eliminar a los maricones que andan en los baños públicos? Vamos, contame. ¿Cuáles son  las nenas?" Corre el año 1968 y es invierno en Buenos Aires. Monsalvo se lamenta y piensa en su mujer, su hijo, y toda su familia. Inmediatamente, en el capítulo siguiente la historia se retrotrae a un pueblo lejano, olvidado, donde Monsalvo es apenas un niño que no llega a los diez años. Y aun país donde el peronismo ya tiene adeptos y contrarios. 
La Mezcla es el Cambalache de Discepolo. Y Aranda se vale de ese colorido para expresar la confusión con las que hace vivir a su personaje a través de toda la novela. En sus páginas el sexo está teñido de consecuencias fatales. El niño Ricardo y sus jugueteos con un amigo unos cuantos años mayor. Su madre dejándose manosear a escondidas por el vecino. Su hermana con ramita de perejil entre la piernas y luego sobre la camilla en manos de una anciana. Su padre, borracho, anclado a un lugar por haber dejado raíces y un bebe muerto en esa tierra que odia. Su otra hermana, entre los pastizales, prostituyéndose por una botella de vino... Ricardo Monsalvo atraviesa su vida tratando de evitar tener contacto sexual con hombres, pero nunca lo logra. Todo se muestra marginal y oportunista: un baño de estación, una obra en construcción, el baño de la fábrica donde trabaja, el hombre de los calzoncillos sucios descriptos en detalle por Aranda... No parece haber placer, solo una ráfaga de algo  disfrutable sobre lo cual cae automáticamente la condena.
Como en muchos libros de la época, en la contratapa, hay palabras que no se nombran. Los encuentros entre hombres, la homosexualidad, es reemplazada por palabras como: prohibido, hurtadillas, marginado, angustia mortal, impotencia, culpa... Y la portada se permite ese efebo afeminado diseñada por Cristina Brusca sobre una pintura de Pablo Picasso. 
-Usted no parece estar muy de acuerdo con el régimen, pero su marido sin embargo anda gritando en todo el pueblo ¡Viva Perón!
-Mi marido es un borracho y por un vaso de vino grita cualquier cosa
Así se expresa la madre de Ricardo, que ya duda de esos encuentros de niño de ocho años con el vecino de doce. 
La Mezcla tiene una prosa simple, se lee de un tirón, y no es lo que se llama una escritura exquisita. Sin embargo deja cierto testimonio. En ella toda la historia de una familia humilde es contada de comienzo a fin. La lucha por sobrevivir y encontrar un trabajo digno es algo que solo algunos de ellos logran. La pobreza se presenta como una enfermedad crónica a pesar del guardapolvo que manda Perón a los chicos. 
La visión sobre "el destino" del homosexual no resulta alentadora, pero responde a alimaginario de una (o varias épocas) 
Es muy probable que cierto mundo manifestado en la novela haya sido el mundo del escritor mas que el imaginado por ese "escritor para quien nada humano le es ajeno".

DE PRIMERAS NOVELAS GAY ARGENTINAS
Actualización de entrada
Hace poco comenté "La mezcla" de Francisco Aranda, la edición de no presentaba ningún dato por lo que creí que esa de 1979 era la primera. Pero no. He dado con una edición de 1972 (foto) Y si se considera Asfalto (1969) de Renato Pellegrini como la primera novela gay argentina, podríamos decir que La Mezcla se encuentra dentro de las primeras. Esta edición de 1972 tiene al menos algún dato sobre el autor: "Francisco Aranda, joven autor nacido en Santa Fe en 1940..." 
Queda en Biblioteca la edición de 1979 que es la que leí y marqué y que se encuentra disponible para consulta gratuita.
Suelo conservar las primeras ediciones, pero en este caso, mi primer encuentro fue con el otro ejemplar, por lo que la primera edición de 1972 queda disponible para la venta en librería: http://www.ayconstanza.com/drama/la-mezcla-de-francisco-aranda/


Pietro Salemme


Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones