Gabriel Barnes

Gabriel Barnes nació en Rosario de Santa Fe, Argentina, en 1950. Residió durante muchos años en Italia, país en el que publicó numerosos trabajos, como guionista de cómics, en las revistas Skorpio y Lanciostory.
Como novelista, ha publicado, entre otras, El rey de la torre (Editorial Sudamericana) y para niños La misma historia de siempre (Ed. Timun Mas-Planeta).
Actualmente vive en Barcelona, donde se dedica a la literatura infantil.


Material disponible en Biblioteca LGTBI de Gabriel Barnes
Libros:


-El rey de la torre
Sudamericana - Argentina - 1988

Comentario de la web El Gran Otro:
http://elgranotro.com.ar/index.php/al-rescate-de-novelas-olvidadas/

«Satisfacción y remordimiento se unen cuando uno ayuda a un joven, que tiene talento indudable, a zambullirse en lo que llamamos vida literaria. La de hoy, la que casi nada tiene que ver con la que comentó Anatole France», anticipa Juan Carlos Onetti en la contratapa de El rey de la torre (1988), de Gabriel Barnes (Rosario, Provincia de Santa Fe, 1950). Sórdida y deslumbrante incursión del novel autor por el ala más ríspida de los arrabales porteños, sus personajes y situaciones devienen hoy asombrosamente visionarios. En una época en la que se insinuaba mucho más que lo que se admitía o concretaba, Barnes arremete con una trama especularmente policial para trazar con rasgos firmes, carentes de toda indulgencia, figuras tan fantasmagóricas como inquietantemente verosímiles: travestis acechados por la pobreza, sombras lacerantes de una trama (real) que los usa y descarta; rufianes borgeanos carentes de valentía y de cualquier atisbo parecido a la lealtad; desesperación en el aire de una ciudad (Buenos Aires) que castiga durante el día y decide olvidar durante la noche; o de barrer debajo de la alfombra cualquier asimetría humana que no se adapte a su declamado y turístico esplendor cosmopolita.

Áspera y provocadora, El rey de la torre es una novela incómoda, revulsiva, de lectura complicada para espíritus facilistas. Estas condiciones potencian aun más el final del comentario de Onetti en contratapa: «Sé que al incauto lo esperan el filo de las críticas, la indiferencia y la ansiosa e inevitable acusación de influencias. Pero la única opinión crítica que tiene importancia es la de los lectores. Así lo he comprobado mientras pasan los años. Y lo mismo pasará con esta excelente novela».

*Esta y todas las entradas se actualizaran a medida que encontremos nuevo material.
*Para consultar ejemplares escribinos a bibliotecalgttb@gmail.com 
*Si querés donar algun ejemplar faltante, no dejes de escribirnos o ingresa en: 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Kamasutra Gay para Mormones