Retrò masturbazione por Pietro Salemme


En 2015, ¿a cuantos clicks estamos de una foto erótica, porno? De una foto que nos invite a un momento privado de esos a los cuales nos entregamos desde las mas tierna infancia. Y porque cada vez hay algo que descrubir. Lo virtual invita a fotos, videos, relatos, chats donde alimentar fantasias propias y de otros. Trampas para el deseo en un mundo que va demasiado rápido. Trampas que te llevan hacia el objeto deseado (algunas cuestiones podrían hacer que comiences a ver como sujeto aese objeto de desseo y placer, y entonces pasan otras cosa, cosas nuevas, cosas...)
Quienes saben ya van directamente a ciertas páginas. Pero hay otros que navegan en busca de particularidades. Así y todo ese tiempo siempre es breve en comparación a lo que significa décadas atras hacerse de una revista porno quese acomodara a los mas diversos escondites hogareños y que estuviese siempre presta para acompañarnos al baño o a otros lugares aptos para el solitario placer de Onan. Como presos que empapelan sus celdas con chicas sueltas de ropa. Como mecánicos que cuelgan año tras año el calendario con voluptuosas mujeres desnudas y ya no importa si aquellas caderas eran de 88, o esos pechos de los 90, o esa cola hasta la cintura como la de Mónica Gonzaga no entra en los parámetros de los años que corren. Elamores mas fuerte y la imaginación (para quienes la pueden aplicar) siempre va al poder. Cierra los ojos y verás mucho mas de lo que esas fotos muestran, insinúan. 
Juntar dinero, armarse de valentía, ir al kiosko de diarios, y pedir esa revista, no la de las chicas en tetas, sino la otra, la de los chicos en culo, las de los bultos, la de los Jocks Bike como ícono del morbo vintage. Paga la revista y buscar el espacio indicado para verla. Para ponerle texto a esas imágenes, y voces, o olores, y a veces colores a ese blanco y negro que a veces confundía fluidos. 
Antes de ser un niño bonito con 15 años y un acné incipiente, ya tenía mi colección de hombres en papel, y en algunos rituales armaba mi santuario en mi baño privado, empapelando el suelo con diez o mas revistas abiertas en esa página que sabía me llevaba a mundos anhelados. Porque un orificio puede ser un mundo. Depende de la capacidad de descubrimiento de cada uno. 
Revistas retro, añorados 70, 80. Colores pasteles, brillantes, imágenes borroras, ese blanco y negro que se volvía dorado, esos cuerpos sin bisturí, sin hormonas, sin depilaciones definitivas. Esa rusticidad tan natural, tan carne viva y gozable.  
A veces el mejor porno es el que no se. 
Será por eso que las portadas siempre excitaron mucho mas que los contenidos explícitos. Porque las portadas o estaban vedadas por la bolsita negra o solo insinuaban. 
Revistas de ayer. Masturbaciones de siempre. 
Una mano lava la otra y las dos... Las dos compilan esta primera entrega de tapas y paginas de revistas porno gay de los años 70

VISITÁ EL ARCHIVO GAY XXX DE LA BIBLIOTECA EN www.archivogayxxx.tumblr.com

Pietro Salemme
http://pietrosalemme.blogspot.com.ar/























Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

El riesgo de ser homosexual en la Argentina, Carlos Jauregui en Siete Dias de 1984