La revolución femenina ha llegado con Tampax por Pietro Salemme

Fragmento de publicidad de Tampax, Revista Labores de 1946

Era el año 1946, mujer de piernas flojas, paños fríos y apósitos como medias de cordero. La Revolución golpeaba a tu puerta tratándote de ud. cuando otros ni siquiera te trataban. El 46 se avecinaba activo con una mujer participando desde el hombro de su marido general en la política nacional. 
Había que preparase para poner firmes las piernas y ajustarse mas aun la bombacha de elastico polera, sin descuidar los quehaceres de la casa, la extrema limpieza, la pulcritud de los niños y los deseos del marido que en un arranque de pasión, posaba su mano de obrero engrasaba sobre tus finas enaguas, y manchaba las sabanas en un afán de macho cautivado por los bombos. 
Y entonces, en medio de esas tareas, desplegando sobre la mesa el patrón de la revista Labores, entre un modelito promocionado por una joven Delia Garcés, una bebida auspiciada por los Cibrían - Campoy, incluyendo al niño Pepito; un grito que te señala ¡Rebélese Ud! "¿No es acaso una gran satisfacción saberme progresista, aunque ellos signifique romper con viejas costumbres y hábitos? Tome por ejemplo, el método TAMPAX de protección sanitaria mensual..." 
Con media hoja y un cupón para completar y solicitar una muestra gratis del producto dejando atrás no solo alfileres, cinturones y toallas, Tampax se anunciaba en la vida femenina para la "protección sanitaria mensual" como eso pequeño y suave, que ni se siente. Como al final lo fueran quizá muchos maridos. 
Las estrategias de venta (hoy llamadas marketing) poco cambiarían. Y la revolución nunca llegaría. Pero en las luchas sociales las mujeres y los putos tenemos algunos puntos en común. Y uno de ellos es el contante interés que muestra la sociedad por nuestros agujeros. Y lo que metemos o sacamos por ellos. 

Pietro Salemme


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Kamasutra Gay para Mormones