La peli de Batato


Detalles para una biografía:
El Chico-Muñeca de pelo amarillo registraba fragmentos de la vida de la Reina de la Canción (la Gran Reina Batata, la Reina Loca) y los guardaba en cajitas.
-Su  Majestad-dijo- con estas cajitas recrearé su leyenda.
La Reina de la Canción se rió, se abanicó durante un minuto y repondió:
-Eso ya me tiene cansada, ahora quiero ser otra cosa.
Se acomodó sus tetas de acrílico y partió.
Peter Pank  
07 de Dicimbre de 1991


Hace veinte años, Peter Pank deja notas para una biografía de Batato Barea. Los amigos nunca parten. Los artistas menos aun. Es probable que una cierta incertidumbre haya unido en el camino a Peter con Goyo Anchou. Con la muerte de Batato comenzaron a morir muchas otras cosas. No creo que la muerte lo haya mitificado, sin duda fuimos todos nosotros, puñadito mundano, que recitamos por esos días perpetuar lo que el tiempo no devolvería jamás. Mitificar a Batato para volver al rito, al relato, al encuentro de aquello que pudiera decirnos alguna mínima verdad.
“La peli de Batato” de Goyo Anchou y Peter Pank se estrenó ayer, 11 de Abril de 2011 en una sala del Abasto Shopping dentro del BAFICI. Solo a unas cuadras de la la casa de Batato. En su barrio, que tanto ha cambiado. Y ahora, en vez de aquella manzana abandonada, repleta de fantasmas, yace la resplandeciente tumba viviente de los mercantilistas e insatisfechos que buscan en sus vidrieras quien sabe qué, qué me importa qué. Sin embargo, anoche bastaba con saber que dentro de aquella sala inmersa dentro de un vulgar Shopping se proyectaría (como en lo viejos tiempos) la esperada película sobre Batato Barea para que muchos trepáramos por andamios y nos dejáramos transportar como ganado a través de diversas escaleras mecánicas. Sabíamos que la función duraba dos horas y media. Todos comentamos el tiempo. ¿Qué temíamos? Al salir de la sala la frase fue cayendo, de a uno repetíamos lo mismo “Ni me di cuenta del tiempo” El trabajo estaba realizado, entramos en un tiempo mítico, como sucede con todo gran espectáculo.
Batato se llamaba a si mismo Clown/Travesti/Literario. La peli de Batato no es una peli. Es una gran película. Pero documental. Pero testimonial. Pero… no seré yo quien la defina. Porque se desprende como un objeto, como una obra de arte mostrando sus entramados, relieves, y sombras. En tiempos donde el 3D se muere por imprimir entradas, Goyo y Peter hacen salir a Batato de pantalla, te lo sientan al lado, te habla al oído, te sacude, te masturba. Y por supuesto, te llena de emoción y te hace reír a carcajadas.
Cada relato recogido va delineando diferentes aspectos de Walter/Batato. El artista maldito, al cual es imposible separar de su arte. El material de archivo es inmejorable y deja al fin un registro un poco mas organizado de una historia sucedida. De un momento de nuestra cultura del cual tanto se ha hablado, pero del cual siempre es difícil encontrar registro. La peli de Batato, comienza a hacer justicia.

Sabía de este proyecto desde hace muchos años. Y la esperaba. Nunca soñé verla al lado del hombre que amo hace media década, de mi amiga recién documentada, de Doris Night y de Tino Tinto, historia viva, de esas otras historias que también cuentan Peter y Goyo en La peli de Batato.

 Pietro

Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones