San Francisco, Libertad, Telenovelas y SIDA

A lo largo de los años he encontrado en los libros usados dedicatorias (y otras cosas) que a veces resultaban mas interesantes que el libro. Al punto de comprar algún libro solo por la dedicatoria. 
Hace unas semanas compré (o volví a comprar) este libro que creo ya tener. La dedicatoria es un mundo: es Puig, es el melodrama, es la "peste rosa", es la confraternidad, es la amistad, es el saber de que estamos hablando, es el mirar el mismo culo, el mismo paquete, es el ghetto y es la zona libre, el viaje o el exilio, es el amor-admiración-burla-respeto por la diva, es el tango, el transformista, la marica que se disfraza para divertir un rato a sus amigos, es el llanto compartido y es la sonrisa de mamá.
La dedicatoria, por si no se lee bien, dice: "En recuerdo de nuestras tardes de San Francisco entre telenovelas y SIDA. "
Y un garabato, una firma, un nombre ilegible, legible solo para su destinatario.

Pietro


Comentarios

Entradas populares de este blog

Federico Klemm y Carlos Robledo Puch

Cris Miró: Los 90 en un cuerpo andrógino

Kamasutra Gay para Mormones